martes, 24 de noviembre de 2015

¿Casualidades causales?


Hoy un titular, tan solo el titular de un periódico que rezaba así: "¿Casualidades o Causalidades?", me ha inspirado este post.

Da igual que hagas 20 bien; si haces 1 mal, en un santiamén se van a tierra las otras 20. No importa que hagas 200 bien; si haces 2 mal, son esas 2 las que alguien te saca a relucir y más de 1 vez.

No creáis que la cosa va de números que, dicho sea de paso, están dichos al azar. Hoy la cosa va de un nuevo 'fenómeno'...

Igual que un día hablé del 'no gracias' (sin la coma detrás del no), hoy hablo del fenómeno 'no te disculpo' (de nuevo sin coma, porque bien distinto es un 'no, te disculpo').

Considero que cuando algo ha podido molestar a alguien, y uno lo recapacita, y lo siente, y le duele tanto como al otro (porque el otro le importa), no hay nada mejor que hablarlo y pedir disculpas, ¿no?

Supongo que cuando se da el paso y esa persona le escucha, está aceptando y 'recogiendo' las palabras (y no precisamente para 'echarlas' luego en cara cuando tiene ocasión), ¿no?

Doy por sentado que eso debería quedar borrado, y doy por sabido también que en ese momento hay que 'pasar página', ¿no?

Pues (para algunas personas, que no para mí), no, no y no. Lo único que parece claro es que si uno no 'pasa' de nada y suele tener casi siempre las cosas en cuenta, se le pone el listón muy alto y no puede equivocarse nunca, ¡no le está permitido equivocarse! tiene que tener manos hábiles para mover bien los hilos de los hechos que van surgiendo y, sobre todo, debe pisar con pies de plomo.

En cambio, a aquél que 'pasa' de todo o a aquél con quien no se puede hablar, a ese...¿para qué decirle nada? ¿para qué ponerle un listón si no vale la pena?

Hace tiempo (quizás años) que vengo pensando esto. Como no soy perfecta ni pretendo serlo y dado que ayer sufrí ese 'fenómeno' por partida doble (por un lado me olvidé de una cosa y por otro se me echó en cara otra ya pasada, ambas con reproches añadidos), hoy me pregunto, ¿será casualidad o hay alguna causa por la que esto me sucede?

¡Pues tengo la respuesta! Ayer fueron las dos cosas. Por un lado fue casualidad, pero por otro hay una causa, y está en que esos 'considero', 'supongo', 'doy por sentado', 'doy por sabido'...tienen de obvios lo que yo de adivina (o sea, nada, no os vayáis a creer...). 

¿Vosotros cómo lo véis? ¡Venga! Después de tanta fiesta no viene mal un poco de terapia   ;-)

Nunca grito pero hoy haría como Mafalda:
 

38 comentarios:

  1. Pues yo tendría que saber "El qué pasó" para saber si fue "Casualidad" lo que te ocurrió, o una "Causalidad" de causa y efecto.
    Yo imagino que cuando actuamos "Bien" o "Mal" por el hecho como bien dices de no ser perfectos algo nos salpica tarde o temprano y relacionado con esa actuación nuestra.
    Me veo en un teatro actuando. si lo hago bien:aplausos y Rosas. Si lo hago mal: Abucheos y tomate podrido.
    No siempre acertamos y siempre habrá alguien ofendido o agradecido por nuestras palabras o hechos.
    ¡En fin! es un follón filosófico y yo estoy pensando todavía en la fiesta que me perdí.
    Besos causales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Normal, Francisco, como listo que eres falta información (que no tendría problema en contarte). Pero, además de retocar un poco el post (para ver si así se me entiende más), me lo has puesto en bandeja: tú imagina que en el ejemplo que has puesto, actúas en ese teatro siempre o normalmente bien pero un día malo que cualquiera tiene, en lugar de estar en tu papel, pues te sales del mismo, ¿te mereces los abucheos y los tomates? ¿es justo que se te recuerde (a toro pasado) ese día y que de los días de aplausos y rosas no se te diga nada?
      Tú lo has dicho: no siempre acertamos.
      Pero cuando estamos "desacertados", lo reconocemos y pedimos disculpas por ello, CREO que no hay que hacer más mala sangre con ello,.

      Te pusimos falta en la fiesta, pero tranquilo, haremos otra para celebrar lo que sea, no hay nada que me guste más que las fiestas con amigos.
      Muchas gracias por aportar tu punto de vista

      ¡Besos (sin abucheos, con aplausos)!

      Eliminar
  2. Yo no creo en eso de que el que perdona, olvida. Una vez alguien me pidiò dinero prestado y no me pagò. Yo dejè de cobrarle y perdonè la deuda, hoy dìa le tengo mucho cariño y nos reunimos a reirnos mucho de nuestro dìa a dìa. Pero si me pide dinero de nuevo, tristemente le dirè que no, porque no se lo puedo regalar y no la quiero perder como amiga por una disputa econòmica ya que somos adultas y ambas tenemos responsabilidades financieras.

    Y sin embargo, nunca hablamos de dinero. Nunca recuerdo ese incidente hasta que alguien me habla del perdòn.

    Supongo en que en esta vida a todos nos toca estar detràs de cada puerta. Un dìa como vìctima y otra como victimario. Depende de nosotros que actitud asumir. Si cargar con culpas y rencores por siempre, o dejarlo ir de la manera màs saludable posible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu ejemplo, Arethusa. Es que olvidar es difícil, yo lo reconozco, pero por lo menos calla (tú misma has dicho muy bien que nunca habláis de dinero).
      Lo que sería mortal para la relación es que 'recordaras' el hecho a tu amiga, y no una sola vez, porque se acabaría alejando de ti.

      Yo siempre he optado por lo último que dices: dejar ir de la manera más saludable, pero ¿qué haces si la otra persona no piensa así? Bastante mal me sabe a mí que alguien se moleste por lo que pueda haber dicho (sin mala intención, por supuesto), como para que me vuelvan a sacar el tema, ni de broma.

      ¡Un beso, Are!

      Eliminar
  3. Yo tampoco sé exactamente lo que pasó, como dice Francisco, así que si meto la pata haciendo el comentario por poco acertado, lo borras y me llamas para que lo intente de nuevo, vale?? :)

    Yo estoy de acuerdo contigo en que es injusto que todo se les pase a algunos porque ya se sabe que son un desastre y todo se les tenga en cuenta a otros porque suelen estar siempre a la altura. Para el primer caso mi suegra usa una expresión que, dicho sea de paso, me da bastante rabia: "es que fulanito no es de más carnes". Con eso justifica a cualquiera que ella considere que tiene disculpa, haya hecho lo que haya hecho. Mal, muy mal.

    Con motivo de mi último post acerca del "rezongueo" algunos me dijeron que espero demasiado de las personas, y que de ahí que algunas cosas me parezcan mal. A mí el consejo no me sirvió de mucho, pero si te sirve a tí te lo regalo jajjajaa.

    Con la gente, hoy por hoy, no se puede dar nada por sabido, sentado o seguro. Tús normas de educación, cordialidad, delicadeza o discreción, casi seguro, no son las suyas (si es que tienen alguna). A partir de ahí te puedes esperar cualquier cosa, incluso que te "tiren a la cara" en el peor momento una excusa bienintencionada.

    Como suele decirse se aprende mucho más de lo malo que de lo bueno, así que anota la lección en tu cuaderno especial de la vida y pasa del tema. ¡No vale la pena que te preocupes! :))

    Bueno, y hasta aquí mi disquisición con motivo de tu post. Espero que no me tires de esos tomates podridos que mencionaba Francisco jajajajaa.

    Un beso, guapa, y ánimo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tirarte de esos tomates que decía Francisco? Al contrario, aplausos y rosas, Julia. Te los mando en seguidita ;-)

      Todos los párrafos de tu comentario tienen su miga. Iré por partes: -yo también siempre espero demasiado de las personas, pero tampoco más de lo que yo daría.
      Pero creo que ese 'esperar' desgasta mucho, porque además de que el que espera desespera, muchas veces te llevas 'chasco' o decepción cuando esas normas de educación, cordialidad, delicadeza o discreción que tiene el otro no tienen que ver con tu forma de proceder.

      -Y en segundo lugar me ha gustado tu consejo de que tome nota con el fin de aprender esta lección que siempre llevo a rastras: ¿a ver por qué no me puedo equivocar en lo que digo o lo que hago? ¡más quisiera yo que no equivocarme! ni que lo hiciera adrede. Además, creo que en mi vida he dicho nada que no se pueda perdonar. ¡Ah! y esto también me pone de los nervios, el hecho de que pidas perdón y te digan "no, si no me tienes que pedir perdón, PERO es que que bla bla bla..." . ¡Odio esos "peros" y los "es que"!

      En fin, Julia, que agradezco mucho tu comentario que comparto tanto y sobre todo lo de que no me preocupe, ¡un superabrazo!

      Eliminar
  4. Es que como no sé que ha pasado no sé si fue causal o casual, o ambos.
    Yo soy de las que cuando me equivoco, y me equivoco muchísimo, si soy consciente de ello lo hablo e intento arreglarlo.
    Un besito y no tengas en cuenta a la gente intransigente que está acostumbrada a que estés pendiente y no te admitan fallos, no merece la pena disgustarse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Coincidencia que coincidamos? ;-) Pues creo que no, porque es algo más que tenemos en común, Gema.

      De tu comentario me quedo con lo de que hay personas que están acostumbradas a que estés pendiente , ¡así es! y no empatizan con que te puedas tú sentir mal por algo que has dicho sin pensar, que lamentas y por lo que te disculpas.
      Lo importante para ellos es que con tus palabras les has 'molestado' y ahí van y ahí vuelven.

      ¡Gracias! Ojalá supiera cómo hace uno para no disgustarse ;-)

      Eliminar
  5. Pedir disculpas está bien arrepentirse de lo hecho antes de pedirlas está mejor, pero aceptarlas es otra cosa, depende de la ofensa, de la intención y de la reparación del daño. lo que si está bien es desahogarse y quedarse mas tranquilo. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Equilicuá! Has dado en el clavo, Ester.
      Yo lamenté mi 'error' sin saber que yo había molestado a la otra persona, o sea, antes de que me mostrara su malestar.

      Pedí disculpas (tampoco era nada tan tan grave) y me sentí tranquila. A partir de ahí, creía zanjado el tema (esa fue mi suposición, claro).

      ¡Besos!

      Eliminar
  6. Pues como yo algo sé a qué se debe esta pataleta, más que justificada dicho sea de paso, te diré que todo se puede resumir en un refrán muy castizo: "para una vez que maté un perro 'Mataperros' me pusieron".
    Por otro lado ten en cuenta que no ofende quien quiere sino quien puede y también es verdad que esas ofensas duelen más. En cualquier caso suscribo la frase que tan acertadamente has colocado en el post y te aconsejo que nunca mueras asfixiada por las palabras que no dices. Y aquí viene otro dicho muy castizo y que yo sigo a rajatabla: "si no lo digo reviento".
    En cuanto al listón que a cada uno nos asignan también te pongo otro dicho, este de mi propia cosecha, "el más tonto en realidad es el más listo" porque como le consideran tonto nunca le piden nada y vive como un rey.
    Tú grita y desahógate que nosotros te escuchamos encantados.
    Un beso y tómate un relaxing cup de café con leche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ese refrán primero que has puesto es el que va al caso como anillo al dedo, Kirke.

      Mira, tú me conoces un poquito y sabes eso de que si tengo algo que decir, lo digo antes que padecerlo (en valenciano se, dice: "mes val dir-ho que patir-ho"). Daré más rodeos o daré menos, pero acabo encontrando la manera por más que me cueste, porque considero que, de buenas maneras, todo o casi todo se puede decir en esta vida.
      Otra cosa es que un día malo en el que no mides el alcance de tus palabras y dices algo sin pensar te pongan ya una cruz. Esto es lo que me da rabia y me entristece. Además parece que esa cruz sea imborrable...

      Y estoy de acuerdo en que el más tonto es el más listo, ¡y es que es tan malo sentar precedentes! Las personas nos acostumbramos a ellos, sobre todo a los buenos.
      Y hay quien ni siquiera los agradece, pero el día que les falta sí te lo reprochan, grrrrrrrr , ¡hala, ya grité! ;-)

      Gracias solet, desde luego que me siento muy escuchada.

      Te mando un beso fuerte y también un café con leche, con un bombón.

      Eliminar
  7. A veces el hacer las cosas mal te abre las puertas para seguir haciéndolas y se te descarga de ciertos trabajos porque fulanita ya se sabe, mejor que lo haga menganita que lo hará bien. Y claro, mennganita lo tiene que hacer sí o sí. Lo que mo madre resume diciendo "Cuanto mejor te portas es peor". No es que esté muy de acuerdo con mi madre, pero me la han recordado tus palabras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, Rosa, pero yo tampoco estoy muy de acuerdo, prefiero ser la menganita a la que se pringa que la fulanita a la que se le descarga.
      Ello para hacer ciertos trabajos o para aclarar lo que haga falta. Pero lo que mosquea (y creo que ya me habéis entendido), es que luego te echen en cara el día que lo has hecho 'regular' o que no has estado muy acertada hablando.

      ¡¡¡Gracias!!! ¿qué tal la tertulia literaria? me dejaste K.O. ;-)

      Eliminar
  8. Hola. tienes razón que hay momentos que nos gustaría pegar un grito, yo diría que a lo tarzán. No sé muy bien lo que ocurrió pero hay gente que tiene mucho morro. Al final terminamos por perdonar o buscar una justificación pero soy de las que corto y no perdono. Prefiero pasar página y seguir con mi vida. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Marta! Así, es. Te diré que mi hermana pega un grito y se queda fenomenal y al momento olvida; yo, en cambio, soy más sentida, y aunque también olvido, lo sufro más y lo llevo peor.
      Todo depende de cómo somos y también de con quién se tenga la 'pataleta', pues a cada uno le funciona una cosa.

      Oye, cambiando de tema, tienes una tarjeta regalo en el anterior post, con motivo de mi tercer cumpleblog. Te la guardé ;-)
      Tu nombre está en la esquinita derecha, perpendicular al nombre de Ester.

      ¡Un beso y gracias por venir y comentar!

      Eliminar
  9. Ando un poco perdida con este asunto. Os cuento que en mi caso, cuando meto la pata sin querer o porque, ahí donde me veis, a veces tengo un carácter endiablado, cuando comprendo que me he equivocado no se me atraganta pedir perdón de corazón. Pedirlo: no puedo exigirlo. A la inversa, también perdono, excepto en los casos en que no hay sinceridad en las disculpas. Si se trata de una persona que me ha hecho daño voluntariamente y va a intentar seguir haciéndomelo, perdonar o no no importa: lo que hago es alejarla de mi vida, si puedo. No sé, lo único que puedo decirte, Chelo, es que ánimo, que vales un montón y que te queremos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Carácter endiablado tú, Carmen? no puedo creerlo de ninguna de las maneras.
      Y perdida no andas, porque me has pillado perfectamente lo que quería transmitir. Ese "meto la pata sin querer" que has utilizado es lo que me sucedió.
      Y soy como tú, porque no se me atraganta pedir perdón de corazón, y siempre siempre perdono, la verdad.

      En cambio conozco personas que no tienen esa palabra en su vocabulario, personas a las que jamás se la escuché y, en cambio, sí esperan que los demás la empleen.
      Personas que, cuando les pides perdón, no son capaces de entenderte o dar importancia al gesto que estás teniendo y que sólo se quedan con el hecho de que les has 'herido'.

      ¡¡¡¡¡¡Mil gracias por los ánimos y por tus palabras!!!!!!
      ¡¡¡¡¡Y yo también os quiero!!!!! ¿Cómo no hacerlo? si estáis a las duras y a las maduras, si igual os invito a una fiesta que os doy la paliza ;-)

      ¡Un abrazo enorme!

      Eliminar
  10. Hola, Chelo. He leído todos los comentarios después de leer tu entrada y no puedo decir mucho más o algo diferente. Con lo que más me identifico es con lo que dice Carmen sobre pedir perdón y concederlo. Si la persona que te ha hecho daño sabes que va a volver a las andadas, lo mejor es alejarla de ti, porque seguro que no va a cambiar. Espero que resuelvas la situación lo mejor posible, mucho ánimo. Un montón de besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Chari, por contribuir a animarme y desear que se resuelva todo, pero ¿sabes qué pasa? que a veces ya has hecho todo y no puedes ya hacer nada; te toca apechugar con la cruz y punto.

      Nadie hasta ahora hemos empleado la palabra 'rencor', pero quizás es eso lo que subyace en quien no te recoge las disculpas como debiera, ¿no?

      ¡Muchos besos para ti!

      Eliminar
  11. Hay una frase que a mi me gusta mucho que dice "No supongas, pregunta", las personas con frecuencia "suponemos" más de la cuenta, sin darnos cuenta de que hay otros puntos de vista, otras razones para hacer las cosas y para saber si nos tenemos que molestar, mejor preguntar, ¿no te parece?

    Estoy de acuerdo contigo que cuanto más se cumple, más se exige, y en cambio al que no lo hace se le perdona porque es un despistado...y el otro no se puede despistar, no se puede olvidar, no puede tener un mal día...

    Con frecuencia, las personas...nos dedicamos a mirar la vida desde nuestra perspectiva y lo bien que nos iría a todos ser un poquito más empáticos y ponernos en los zapatos de los otros, para bien y para mal...

    Un saludo y ánimos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Conxita! Claro, suponemos sin preguntar, pero en mi opinión hay cosas que claman al cielo que no sean obvias, como lo de 'pasar página' si pides disculpas y te las aceptan. Es lo que yo suponía pero ví que no.

      Y tienes toda la razón en que a veces no te puedes ni despistar.

      ¡Ojalá tuviéramos todos y siempre ese poder de la empatía para saber si al otro le duelen sus zapatos!

      Un beso, y gracias por los ánimos.

      Pd: Conxita, te guardé una tarjeta regalo en mi post http://cheloferrerblog.blogspot.com.es/2015/11/mi-tercer-cumpleblog.html.
      Tu nombre está debajo del nombre Francisco M. ;-)

      Eliminar
  12. La verdad es que veo que cada vez es más habitual que las disculpas sean por mera formalidad pero sin sentirlas de verdad y el perdón igual, dicen que te perdonan pero a la primera de cambio te vuelven a recordar tu error. La verdad es que es una pena. Un besito
    el blog de Sunika

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es Sunika, muy buena observación. Frecuentemente son palabras huecas. Las escuchas y te las crees, pero después ves que lo son.
      Te mando un beso, ¡muchas gracias por tu comentario!

      Eliminar
  13. Holi!!!! Chelo!! Me va a venir genial esta terapia!! Verás, soy una persona que cuando tengo un problema o asunto por resolver con alguien, me gusta el poder hablar o dialogar sobre el tema...y me encuentro con cada cercado impenetrable, que es imposible llegar a nada! No soy perfecta, tengo una lengua viperina de narices, no con el fácil insulto, pero cuando algo no me...suelto patatas calientes por mi boca! Pero claro, luego no soy rencorosa, o cuando me hacen alguna, y piden disculpas, soy muy accesible!!! Pero claro, como no podemos pretender que todo el mundo sea igual, es frustrante el pedir disculpas y que se nos haga el vacío...qué sensación de rencor por parte de la otra persona.
    Con personas así he llegado a la conclusión de no malgastar energías!!! Si te valoran..vendrán y recapacitarán!!! Y sino ajo y agua!!! Que tod@s somos humanos!!
    Besotes!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida a la terapia, Gema, ¡así se habla! ;-)

      Sí, pienso lo mismo que tú. Hay personas a las que resulta difícil llegar y lo que no podemos pretender es que todo el mundo reaccione como nosotros lo haríamos.
      A veces es este el error, y también el esperar, como creo que comentábamos antes Julia C .y yo. Esperas y luego te decepcionas.

      Me encanta lo último que dices de que si te valoran vendrán. Es que no hay más...

      ¡Mil gracias por tu aportación, solete! Besos y que tengas buen finde

      Eliminar
  14. Joe, es alucinante la enorme razón que llevas con el post, ojo. Yo me inclino por la causalidad y la casualidad, ojo. Pero vamos, que yo soy muy de perdonar... detesto estar molesto o enfadado.

    Pero una cosa es perdonar y otra olvidar. Puedes perdonar algo, pero no por ello vas a olvidarte de que cierta persona te la jugó y podrías no querer volver a dejar que te pase.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se te nota que no eres tipo de estar 'enfadao', Holden ;-)

      Claro, ese es el quid. Si tú pasas página, tienes que olvidar. Si no, no perdones, ¿no?
      A veces, como es el caso, no son cosas tan tan graves, por lo que poco cuesta olvidar si las perdonas, digo yo...

      Pero cada uno es como es y ahí poco se puede hacer, ¡un beso de fin de semana!

      Pd: Tómate una (otra) cervecita a mi salud

      Eliminar
  15. Chelo, ¡Cielo! Te fijas ¿Qué fácil se convierte tu nombre en algo que todos adoramos? El cielo : ) Es para hacerte sonreír de entrada.
    No sé a que te refieres... Pero así es el ser humano: Defectuoso y perfeccionista a muerte y mientras más defectos posee, más los anda viendo en los demás. Como dices al inicio, haces mil bien y con una mal uyuyuyuyuy, es el "acabose". Y ya no valieron las 999 anteriores. No sé por qué. Pues hay que poner en la balanza de un lado aciertos y de otro desaciertos ¿no? eso sería lo normal.
    Sin embargo... El error está en quienes así actúan... Entonces, si tú no eres así, como ellos. Sigue, siempre sigue adelante, que errores todos los cometemos. Lo importante es que sigas siendo auténtica, si a algunos no les gusta lo que generes, habrá muchos otros a los que sí. No permitas que te hiera la dureza de las personas, es para sentir compasión por ellas. Pues quien está bien emocionalmente prodiga bienestar a su entorno y quienes no, andan viendo nada más a quienes desestabilizan. Son como unos repartidores de malestar, del que les sobra en su gran amargura.
    Así que tú, tan linda y tan cielo como eres. Sigue con todo tu salero como siempre has hecho, sin hacer mucho caso de la crítica o el señalamiento de errores.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sara, que ando yo muy sensible y tu comentario me emocionó enormemente. Primero que nada decirte que me ha llegado tu cariño a través de tus bonitas palabras.

      Verás, el otro día, hablando con una amiga, me decía precisamente lo que tú has dicho de que hay quien va viendo a quién reparte su propio malestar y desestabilizando a los que tiene al lado, "y más si saben que a ti te afecta" añadió., "porque a quien no le afecta, pues para qué malgastar malestar", qué fuerte, ¿no?

      En fin, que la terapia de este post me ha venido de lujo, y con comentaristas como vosotr@s no necesito más.

      Seguiré tu consejo final al pie de la letra, Sara ;-)

      ¡Un abrazo fuerte y buen fin de semana!

      Eliminar
  16. Hay gente que no sabe perdonar. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Susana! Bienvenida a este blog, muchas gracias. Tu comentario es una verdad como un templo. La raíz del problema es esa: no saber perdonar.

      ¡Un beso! y vuelve siempre que quieras ;-)

      Eliminar
  17. La verdad es que me siento muy identificada con tu post de hoy y aunque soy de las que no perdonan, ni olvidan creo que cuando llego a ese extremo es después de muchas pequeñas " putaditas" y que ya digo...hasta aquí y entonces no hay marcha atrás. Te deseo un feliz fin de semana, Chelo. Bss:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mª Pilar! Haces bien en poner un tope, cosa que yo me propongo y no consigo, y sé que no es bueno porque así las cosas se suelen repetir.
      ¡Gracias por tu comentario!
      Tengo un regalito para ti en este post http://cheloferrerblog.blogspot.com.es/2015/11/mi-tercer-cumpleblog.html

      Es una tarjeta y tu nombre está arriba del de Holden, en el post te dediqué unas merecidas palabritas ;-)

      Besosssss, ¡buen finde!

      Eliminar
  18. Hola Chelo¡¡ Yo creo que hay cosas que se pueden perdonar y personas a las que merece la pena seguir teniendo en tu vida. Hay casos y casos. Yo hace años tuve un desengaño bastante fuerte con la que se supone era mi mejor amiga, y a pesar de que lloré mucho y ella me pidió perdón, considero que fue un daño irreparable que rompió la relación porque no podía olvidar lo que había ocurrido. No me considero una persona rencorosa pero tampoco tonta y en este caso creo que el daño fue demasiado grande y que yo no podía volver a confiar en esta persona como si nada...

    Debes meditar, analizar y decidir... Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, Clara ;-) ¿ves como siempre haces honor a tu nombre?
      Hay casos y casos. Depende de tantas cosas...de lo que aprecies a la persona, de la magnitud del daño, del orgullo que se tenga, etc etc
      Tu caso debió ser doloroso si hablas de tu mejor amiga, pero mira, yo hace muchos años me tuve que grabar a fuego eso de que "lo natural es apartarse de lo que te hace daño".

      Muy buen consejo el último consejo tuyo. Te diré que yo decido seguir, sabiendo lo que hay, pero seguiré.

      ¡Un besazo, buen finde!

      Eliminar
  19. Buenas noches!!!
    Con respecto a esto tengo que decir, que es un tema que hemos hablado muchas veces y si una cosa tenemos clara es como son nuestr@s, amig@s y así y todo a veces seguimos esperando cosas que sabemos que no van a ocurrir.

    Una cosa que me da mucha pena es que siempre se exige más a las personas que mas se implican y hay otras que siempre se van de ¨rositas¨ (ya sabes que tal es así...)

    No comprenderé nunca porque casi nunca se dicen las cosas buenas y los errores que puedas tener te los dicen a la primera de cambio.

    No pienses más el tema y a seguir , la vida es muy bonita para estar pendientes de cosas que nos duelen.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es 'asín', como dice un querido compañero mío...¿Qué te voy a contar yo que tú no sepas?
      Pero como ya dije, aunque luego me queje (como en este post), prefiero que se me 'pringue' y apechugar a que se 'pase de mí' e irme de rositas.

      Es cierto como dices que sabemos cada un@ cómo somos, pero eso no justifica nada.

      En fin, que ya está superado, ¿acaso me viste mal? ;-)

      Pues hala, ¡a seguir! mil gracias por tu comentario, más aún sabiendo que tú no estás muy allá...

      ¡¡Muchos besos!!

      Eliminar

♥Tu opinión es muy importante para mí♥