domingo, 27 de noviembre de 2016

"La carne" de Rosa Montero


Esta es una edición especial de la sección Alalimón, ya que voy a hablar de la novela "La carne", de Rosa Montero, y no de ninguna película como acostumbro en esta sección.

La reseña de la novela la hará mi compañera Kirke que sí ha leído la novela (yo aún no). Aquí tenéis su post.

¿Y qué haré yo? Como tuve el inmenso placer de escuchar a la propia Rosa Montero en la presentación de su novela en una interesantísima charla que ofreció y a la que asistí, trasladaré aquí todo lo que dijo, tanto sobre su obra, como sobre otros temas como la vida, el amor, los sueños, la juventud, la vejez y la muerte, ya que todas las frases que pronunció son dignas de ser recopiladas.
Tiene, pues, sentido que hagamos este Alalimón, para poder compartir todo con vosotros, centrándome yo en esas otras cuestiones (muchas de ellas personales de la propia autora) que rodearon a la presentación del libro.


Para empezar diré que me pareció una mujer fascinante, con mucha labia, enorme poder de convicción, un rico lenguaje y muy buen humor. 

Ella comenzó plantéandose "si la vida no ha sido un fracaso total". Me parece tan fuerte esta afirmación que, ahora que han pasado días de la charla, dudo si hablaba en primera persona o se refería a la protagonista de su novela de la que luego hablaré.
Inmediatamente hizo referencia a que, al final de la novela pide al lector que no vaya contando "de qué va", ya que tiene un componente muy fuerte de inquietud y suspense y considera fundamental no "destriparlo". 
Hizo hincapié en que ya existe una 'convención' sobre esta cuestión, la de no desvelar más de lo necesario de una obra literaria, y que, por lo que escucha en los círculos en que se mueve, le congratula que, en general, se esté respetando. La verdad es que esto es digno de tener en consideración.

Ella, Rosa, define al cerebro como un "afanoso tejedor de incertidumbres" y dice que esta novela intenta mimetizar esto. 
Teniendo en sus manos la novela, se afanó por leer esta frase de la misma: "la vida es un pequeño espacio de luz entre dos nostalgias, lo que no has vivido y lo que no vas a poder vivir".
Y, en consonancia con ello, afirma que para ella la melancolía "es la percepción de la belleza con el conocimiento de que va a acabar. Porque el tiempo existe, la belleza es triste; es ese temblor de vivir las cosas y saber que desaparecerán". 
A mí, en particular, este pensamiento me parece extraordinario.

Contó c
ómo surgió el título "La carne". Veréis: a ella se le suele ocurrir cómo titular a sus creaciones cuando lleva un tercio de las mismas. En el caso que nos ocupa le pareció tan sugerente el título que no creía posible que nadie lo hubiera utilizado antes, pues lo considera  "necesario, sencillo y elemental". Con mucha gracia, dijo que se lo calló para que no se lo "robaran". 

A propósito de la carne, habló con vehemencia de "esa carne que nos aprisiona, que envejece, que mata, que roza la gloria a través del deseo y el sexo". Es fantástico porque, según ella, es la carne que nos hace sentir eternos en los momentos en que nos ataca la pasión. "Es la maravillosa carne animal que hace que nos sintamos vivos cuando vemos un rayito de sol", añadió.

Continuó diciendo que todos venimos al mundo con un YO ENORME E INMENSO, llenos de deseos y que en dos parpadeos pasa media vida, y en dos parpadeos morimos, y en dos más muere la siguiente generación. Es como una burla de la vida. Citó a Nietzsche al decir esta frase: "el amor es un señuelo de la especie"
El ser humano olvida que es mortal y se olvida de esa condena a muerte que tiene.
Pero cree que a los novelistas les es más difícil olvidar el paso del tiempo. Ella misma, con diez años, recuerda que se decía:
"Mira, Rosita, qué tarde tan bonita. ¡Disfrútala porque luego corriendo corriendo estarás esta noche en la cama durmiendo, corriendo corriendo estarás mañana en el colegio, corriendo corriendo se habrán muerto tus padres, corriendo corriendo te habrás muerto tú!" y exclamó: "¡Con diez años me decía eso!” .
Eso le ha hecho ser consciente del paso de la vida y es lo que le hace vivirla a bocados.


Cree firmemente que la realidad no es solo lo tangible, sino que los sueños también lo son y que las novelas son como los sueños, llegando a afirmar que cuando ella recuerda algo, no sabe muy bien si lo ha vivido, soñado, imaginado o escrito.

También hab
ló de la crisis de los 40 en las mujeres, de que las mujeres seguimos siendo machistas y de la presión que sufrimos por ser madres. Al respecto contó como anécdota que, en una mesa redonda con 4 mujeres científicas de la Universidad de Navarra, una de ellas habló de lo complicado que era ser madre y científica y que el día que dejó a su hijo en la guardería se fue llorando...¡pero de alegría!
Y confesó que, en cualquier acto social, ante la pregunta de si (ella o cualquier otra mujer) tiene hijos, parece que el mundo se detenga y se haga el silencio a la espera de una explicación o justificación, y que no le gusta nada ese estereotipo. Ni a mí.

Centrándose un poquito ya en la novela, presenta a su protagonista, Soledad Alegre y, a propósito de ella, habla de cómo convertir la vida en un disparate, del miedo a perderse en la vida y de que el sentido del humor resulta consolador. 
Un dato curioso es que averiguó que un gigoló cobra 600 € por 5 horas, y es que en la novela aparece uno junto a Soledad, a quien definió como una misógina porque cree que todas las mujeres son más felices que ella que se siente en el borde de la exclusión social. 

En este punto, ante la pregunta del entrevistador sobre si está sobrevalorada la juventud, respondió que sí, "pero de manera muy rara. Está sobrevalorada la apariencia de juventud", y cree que a los jóvenes no se les cede el paso fácilmente. "Cuando somos jóvenes venimos al mundo con años, un capital que vamos perdiendo cada día. Yo no añoro el futuro, ni ser la que fui. Añoro tener los años, el capital para gastar de la juventud”.

Afirma rotundamente que en el amor nunca se aprende ("siempre se vuelve a la casilla de salida"), y que nos volvemos niños en el despecho. El amor nos convierte en seres patéticos, dijo, y en este punto hizo un inciso para distinguir entre lo que llama "amor pasional", que considera un delirio, un puro invento, y el "amor real", que cree que es heroico ya que consiste en amar 'a pesar de' conocer a la persona.

Respecto a lo que en la novela llama "escritores malditos", explica que con ello se refiere a las personas que no coinciden con su entorno, con su tiempo; las que desean que se les quiera y, en cambio, provocan risa, las que no soportan la vida. 
Como la propia Soledad que, según dijo, es la antítesis de ella misma, Rosa Montero, y es aquí cuando desvela que en un capítulo aparece ella y que una amiga suya es otro de sus personajes, para luego confesar que ella se considera "bastante Peter Pan" .

En su opinión, "lo único que da sentido a la vida es el conocimiento, el arte, la belleza. Sin miedo no hay creación, es el don de los artistas". Y añadió: "no escoges las novelas que escribes: ellas te escogen a ti".

De esta forma puso punto final a la charla.
Termino yo el post diciendo que para esta excepcional mujer, escribir es clavar momentos en el tiempo (usó la metáfora de clavar una mariposa), ya que cree que éste destruye y machaca, y ella escribe para crear "un tiempo quieto".
Y quietamente es como yo considero que hay que digerir todas las profundas reflexiones que nos hizo llegar a todos los que le escuchamos sin apenas pestañear.
Se me olvidaba contar que, al terminar, me acerqué a saludarla y justo es decir que fue amabilísima conmigo, ¡gracias de nuevo por tu gesto, Rosa

Foto de la web en que se publicó la noticia

36 comentarios:

  1. Me encanta cómo nos transmites las sensaciones que tuviste en ese encuentro con Rosa (agg, qué envidia) y cómo llegaste a captar lo que yo misma sentí al leer el libro.
    Otra cosa que me ha encantado ha sido comprobar que algunas de las frases con las que ilustro la reseña también han sido citadas por la propia autora en la presentación. ¡Qué alivio!, por momentos creí haber contado demasiado.
    Esta nueva variante de nuestro Alalimón me ha gustado mucho, si no fuera por la terrible envidia que siento al saber que estuviste tan cerca de esa estupenda escritora...
    Un beso, compañera, y enhorabuena por tan fantástica crónica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué puedo decir que no sepas, compi? que lo he pasado estupendamente de nuevo con este nuevo "formato" y,de nuevo, mil gracias por tus palabras.
      Hubieras disfrutado tanto o más que yo, de haber estado allí. Estoy segura. Y comprendo tu temor a hablar demasiado, y más después de haberte contado que hizo esa observación sobre no desvelar más de la cuenta.
      Pero no, todas tus frases fueron citadas por ella y es que, como puedes ver en este post, todo lo que dice es importante.

      ¡Un besazo y gracias por ponérmelo todo siempre tan fácil (además de agradable)!

      Eliminar
  2. Qué bueno Chelo, qué gusto disfrutar de esa charla de tu mano. Yo aún no he leído el libro aunque lo tengo preparado en el ebook, pero le van pasando otros por delante. Ahora iré a leer a Kirke.
    Me ha gustado también esta variante que habéis recreado de Alalimón.

    Me han hecho reflexionar algunas de las frases que resaltas por lo ciertas que son como esa juventud sobrevalorada en apariencia y ese que en el amor volvemos a la casilla de salida, me ha parecido tan visual y verdadero, no se aprende, se vuelve a empezar.

    Aunque me gusta el mensaje de el tiempo quieto, la metáfora de la mariposa clavada no tanto quizás porque siempre me ha parecido muy triste esas mariposas clavadas para disfrute de un coleccionista.

    Afortunada tú por disfrutar de la charla y nosotros porque la hayas contado con tanta pasión.
    Un beso


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso que las frases que mencionas sean también las que a mí más me gustaron y que la metáfora de la mariposa sea lo que menos. Me encantan las coincidencias ;-)
      Por cierto, una más, yo también lo tengo ya preparado para leer (tiene delito que aún no lo haya hecho...).

      La verdad es que sí disfruté mucho, Conxita, y no creería que alguien no lo hubiera hecho porque Rosa Montero tiene el don de "embobar" a quien sea y hablando de lo que sea.

      Me alegra que te haya gustado esta edición especial. Si es que con seguidores como vosotros da gusto innovar.

      ¡Un beso enorme y gracias por tus palabras!

      Eliminar
    2. He aparcado el libro que había empezado el sábado y lo he comenzado a leer, me ha sido imposible resistirme después de vuestro al Alalimón.
      Un beso a ti también

      Eliminar
    3. Está visto que me quedo la última de la fila, Conxita ;-)

      Gracias por volver y ya nos comentas qué te ha parecido.

      Otro beso

      Eliminar
  3. Me encantó leerte porque me has recordado mi asistencia a la presentación de la novela e Bcn y respecto a la autora te diré que pienso igual que tú: es encantadora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces opinas con mucho criterio, Tracy. Y no podía ser de otra forma lo que, a posteriori, ambas hemos pensado sobre Rosa.
      Me alegro mucho, ¡un beso!

      Eliminar
  4. Muy buena crónica de la charla-presentación a la que tuviste la oportunidad de asistir. Tras leerla con mucho gusto, me reafirmo en la idea que acabo de dejarle escrita en un comentario en el post de Kirke sobre "La carne": Nos sentimos con 16 años aunque tengamos los números bailados (61).
    Un beso, Chelo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, es que eso vino a decir cuando comentó lo de que el ser humano olvida que es mortal. La verdad es que el tiempo no espera a nadie y esa actitud de "bailar" los números (depende de cuáles, claro) es muy positiva, ya que pensar que a uno le queda más que menos alimenta el afán y la ilusión por hacer cosas con una perspectiva muy amplia por delante.

      Gracias por tus generosas palabras, Juan Carlos, ¡un beso!

      Eliminar
  5. Hola!!!!
    Qué bien asistir a esa charla!!! Yo también me decía ese tipo de cosas de pequeña, pero excluía mi muerte, pero sí que soy de beberme la vida, lo intento y odio el tiempo perdido o el tiempo de espera, hay que aprovechar, como sea, no hace falta gastar un dineral, a veces un paseo es lo mejor del mundo.
    Y muy de acuerdo en lo de machistas, triste pero es así, somos machistas.
    Muy interesante, me gusta como lo cuentas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué curioso, Gema, que de tan pequeña ya te dijeras esas cosas. De ahí que ahora pienses como lo haces, me parece fantástico.
      A mí también me molesta perder el tiempo y, como dices, no es necesario 'gastarlo' empleando dinero, nunca mejor dicho.

      Desgraciadamente, las conductas machistas incluso en las mujeres, están aún muy extendidas.

      ¡Gracias por tu comentario, bonita!
      Un beso

      Eliminar
  6. Grandes verdades las que expuso Rosa Montero en ese acto aunque, con respecto al paso del tiempo, un poco deprimentes. Y eso que soy el primero en suscribirlas.
    Me ha parecido sencillamente curioso, aunque lógico, que pida no contar ciertos detalles de la novela para no destriparla y que los lectores potenciales puedan perder interés. Eso es como si un productor o director de cine pidiera a los que han visto su película que no cuenten de qué va a sus amigos, por la misma razón, jeje
    También me ha llamado la atención el nombre de la protagonista de la novela: Soledad Alegre. ¿Tendrá alguna connotación especial? ¿Nadie se lo preguntó? Es una combinación de nombre y apellido un tanto contradictoria, ¿no? ¿Acaso la soledad produce alegría? Seguro que lo hizo exprofeso.
    Una entrada muy interesante sobre la figura de esta escritora de la que, reconozco, no haber leído nada.
    Quedo a la espera de la reseña de Kirke para conocer algo más de "Carne", esperando que, por el bien de su autora, no haga de "spoiler".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te falta razón, Josep Mª. Esas 'verdades' sobre el paso del tiempo pueden resultar deprimentes y capaces de atormentarnos si les damos mucho peso, y es justo lo contrario lo que me pareció que hace Rosa Montero, pues creo que se 'subleva' contra todas esas verdades, las tiene muy claras pero no parece regirse por ellas.

      La comparación que haces con los directores de cine, pues sí, me parece acertada, es el mismo caso. ¡Cuántas veces decimos "no me cuentes cómo acaba la peli"!

      El nombre de Soledad Alegre, por supuesto que es ex profeso. Ella misma esbozó una sonrisa al presentarla y, como percibimos la ironía, ya nadie le preguntó.

      Y finalmente, decirte que ya has podido comprobar que Kirke, con la prudencia que le caracteriza, no hizo spoiler y hasta temía haberse pasado con las frases que resaltó.

      Un abrazo, y gracias por tu comentario tan completo, amigo.

      Eliminar
  7. La carne es un libro que quiero leer y tengo pendiente, lo haré prioritariamente. De Rosa Montero he leído algunas obras dignísimas, inteligentes y sagaces, como lo que son, un compendio de la vida y de las inquietudes vitales. Creo que trata excelentemente a la mujer, con un sentido crítico necesario porque también merecemos advertencias y criterios de actuación. Los modelos que construye en sus libros son interesantísimos. He leído por ejemplo, Temblor y Te trataré como a una reina y me encantaron esos libros.
    Esta síntesis de la presentación de la novela es soberbia, pero también cercana y próxima, Rosa es un referente literario consecuente con la verdad de hoy en día. Si se ha respetado el hecho de que nadie extraiga spoilers me parece fenomenal. Es lo justo. Cuando refieres sus comentarios, opiniones y expresiones en la toma de contacto con el lector, me parece estar asistiendo a un pedacito de ella reflejado en aquello que escribe con tanto virtuosismo y profesionalidad.También estoy de acuerdo con lo que afirma de que en el amor nunca se aprende y vuelves siempre al punto de partida. Y en cuanto a que las novelas te escogen a tí, me parece una normativa de voluntad para los escritores aunque en en un momento determinado puedan no ser conscientes de ello. Creo que lo de confundir en un mismo plano un libro y la realidad es algo más común de lo que en un principio pueda parecer. También pienso que el escritor a través de sus novelas va escribiendo su propia vida, aquello que le gustaría hacer y lo que no quiere hacer.
    Me ha encantado, pienso que en esta entrada has captado el alma mater de Rosa Montero. Felicitaciones.
    Un beso y lo he compartido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, guapa, no te prodigas mucho por estos mundos pero cuando lo haces argumentas tan bien todo que sientas cátedra. Tu comentario, en toda su amplitud y perfección, es el complemento perfecto a mi post y poco puedo ya añadir.

      Te diré, por lo que tiene de nuevo, que comparto lo que dices de que que el escritor va escribiendo su propia vida a través de las novelas. Si quieres, inventando personajes o historias a la vez, pero sí creo que algo de ellos siempre sale a la luz.

      Mil gracias por tus palabras y decir que he captado el alma mater de Rosa Montero es lo más.

      Un beso enorme y gracias también por compartir la entrada.

      ¡Vuelve pronto, amiga! ;-)

      Eliminar
  8. Tengo pendiente leerme este libro, cuando lo haga me paso por acá para comentarte. Pero es que la verdad todo lo que leo o me cuentan de él tiene una pinta estupenda ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantaría saber tu opinión, así que aquí te espero, Holden. Yo también espero, para entonces, haberlo leído ya.

      ¡Un beso!

      Eliminar
  9. Hola Chelo! :) tuviste que disfrutar mucho en esa presentación. Nada como acudir en primera persona!
    Me ha aportado mucho tu reseña, pues nos muestras frases muy reflexivas del libro de Rosa, que sirven para hacer un alto y mejorar todo aquello que no nos gusta, antes de que se nos pasen los años!!!
    Un besote enorme y encantada de leer tus recomendaciones!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disfruté mucho, todo lo que se puede escuchando a 'alguien' con tantas cosas que contar al margen de su obra.
      Es lo que más me gustó, que hablando de la novela, tocaba todos los temas que iban saliendo al paso.
      Está claro que nada es dogma de fe, pero si alguna frase nos sirve para reflexionar, como dices, y hacer un alto o corregir algo, bienvenida sea.

      Muchas gracias por tu comentario. La que queda encantada soy yo al leer tus palabras.

      ¡Un beso enorme!

      Eliminar
  10. Narras con pasión este encuentro con la escritora, me figuro que reflejamos lo que somos y esta autora es así de franca y directa al igual que al escribir sus libros, soñarlos y vivirlos.
    has creado una variante de alalimón francamente atractiva.
    me paso a leer a Kirke.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justo pensé eso, que hablaba tan bien como escribía, además de con franqueza, lenguaje espontáneo pero cuidado y sin tapujos de ningún tipo.
      Recuerdo, al hilo de esto, que el presentador le preguntó si creía que las mujeres llevamos peor el paso del tiempo, y tendrías que haber visto la mirada que le lanzó a la vez que le interpeló con un "¿por qué?".

      Me gusta que te guste esta nueva versión, amigo ;-)

      ¡Besos!

      Eliminar
  11. Alucinada me dejas, Chelo. ¿Grabaste la conferencia? Yo sería incapaz de recordar tantas frases. Debió de ser muy interesante dado lo que cuentas. A pocas reflexiones que transmitiera similares a las de la novela, la charla tuvo que ser apasionante.
    Genial esta nueva faceta de alalimón que tú has variado para pasar de película a presentación de novela por el autor. Me ha encantado por la flexibilidad demostrada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, no, Rosa, no grabé la charla. Pero sí apunté las frases en una libreta que siempre llevo. Tengo facilidad para escribir rápido desde la carrera y, ¿sabes qué?, creo que el presentador (que ya me ha visto hacer preguntas a los "personajes"), debe pensar que soy una periodista, acreditada, eso sí ;-)

      Lo has dicho tal cual fue: apasionante.

      Muchas gracias, amiga, por tus palabras. Como le decía a Francisco, me gusta también lo que dices de esta nueva edición 'limonera'.

      ¡Un beso enorme!

      Eliminar
  12. Me encanta Rosa Montero y pagaría más de los seiscientos euros que cobra un gigolo por escucharla, Chelo. Te agradezco enormemente que nos hayas compartido esta intensa vivencia tan fielmente y llena de ricos detalles. Un lujo ;)!!!

    Beso enorme!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es lo mismo, ni de lejos, que yo te lo cuente por escrito que escuchar a Rosa, pero...algo es algo (y te has ahorrado ese dinerito) ;-)
      No obstante, entiendo tu deseo por escucharla, Fer; igual alguna vez tienes la oportunidad y nos cuentas tú entonces.

      Gracias por considerarlo un lujo, ¡un beso grandísimo!

      Eliminar
  13. Chelo, querida, no sabes lo interesantes que me están resultando estos últimos post que nos compartes. En este no sabría por donde comenzar, todo lo que explicas de la entrevista me ha cautivado. Me apunté la obra para adquirirla en cuanto pueda.

    Eso que dijo; "Que todos venimos al mundo con un YO ENORME E INMENSO, llenos de deseos y que en dos parpadeos pasa media vida, y en dos parpadeos morimos, y en dos más muere la siguiente generación..." te aseguro que pienso lo mismo, de ahí que mejor vivir la vida con buen humor y alegría.

    Sin desperdicio, y me alegro que estuvieras allí para transmitirnos su sabiduría. Gracias.
    Besos, y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué anchísima me quedo con lo que dices, querida Mila. Gracias.

      La frase que apuntas de Rosa, si bien me parece certera, me resulta un poco apremiante, como que, venga, hay que hacer cosas, como si estuviéramos en una 'cuenta atrás'.
      Prefiero pensar en la parte positiva de la misma y que tú nos aportas, como persona optimista que creo que eres: vivir con buen humor y alegría.

      Gracias de nuevo por tu comentario, ¡un beso! eres un primor.

      Eliminar
  14. Me ha gustado lo que dices de esta conferencia, Rosa Montero es directa y no se calla, tendría que hacer un esfuerzo para no destripar su obra. No hace mucho la vi en Tv. y me encantó la entrevista que le hicieron y lo clara en sus respuestas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la has visto en una entrevista por televisión, te puedes hacer una idea aproximada de lo que fue esta charla. Y, efectivamente, así es: directa y expresiva. Habla, también, con los ojos y con las manos (como se observa en las fotos).

      Gracias por tu comentario, Mamen, ¡un beso!

      Eliminar
  15. Esta entrada que hiciste te quedó de antología. Y creo que habría que poner un Derecho de Autor sobre cada frase que recolectaste, puesto que dan ganas de robárselas jaja Dan ganas de robárselas, pero siempre citando su fuente original, así que nada, no me hagas caso jaja

    Habla de tantas cosas significativas Rosa Montero, y con una lucidez tan extraordinaria, que es dificil decidirse por un tema y desarrollarlo. A ella la conozco del libro "La ridícula idea de no volver a verte", por lo que más o menos sé de qué clase de mujer me hablas.

    Más saludos, Chelo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué gran piropo que digas que me quedó de antología, ¡mil gracias, Julio D.!
      Como las frases, aunque sean de Rosa Montero, quedan recogidas en mi blog, pues ya no se pierden. De todos modos, gracias por tu sugerencia ;-)

      Estoy de acuerdo en que habla de cosas significativas pero con mucha lógica aunque sean muy corrientes.

      Estamos a la par, porque el único libro que yo he leído de ella es precisamente el que tú citas.

      Más gracias, y un beso.

      Eliminar
  16. Qué calidad de transmisión que tenés, Chelo. Es como si hubieras grabado esa charla y, en lugar de leerla en el blog, la estuviésemos oyendo.
    La vida tiene el sentido que uno le quiera dar. Y lo que importa es cómo se elija vivirla, sin importar cómo está la carne.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué va, Raúl, dista mucho leer lo que yo escribo de escuchar lo que ella dijo, pero te agradezco enormemente el halago.

      Cierto: la vida tiene el sentido que uno le quiera dar, pero no siempre hay esa conexión (ideal) entre cuerpo y mente.

      Gracias también por tu aportación, ¡un beso!

      Eliminar
  17. Hola Chelo, tengo el gusto de haberte nominado para el premio Liebster Award. El enlace con las instrucciones para que puedas acreditarlo es http://hastaqueelesplendorsemarchite.blogspot.com.ar/2016/12/premio-liebster-awards.html¡Felicitaciones y que lo disfrutes! Un abrazo.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mil gracias, amigo Ariel! Me siento muy halagada por ese premio que me concedes y al que yo le tengo especial cariño.
      De momento, ya me alegraste el viernes ;-)
      Buscaré un ratito para hacer una entrada con el fin de publicarlo y agradecértelo como Dios manda.
      ¡Un beso y que tengas buen fin de semana!

      Eliminar

♥Tu opinión es muy importante para mí♥