martes, 8 de noviembre de 2016

Un ángel




Hoy he visto un ángel,
un ángel de carne y hueso,
traía cierto donaire y,
al verle, le pedí un beso.
Tiene el pelo ondulado
y una risa contagiosa;
he estado a su lado
sin poder darle gran cosa.
Pero él, que no esperaba nada,
sí me ha dado su cariño
sin saber yo quién soy,
¡no hay nada como ser niño!
Todos vamos detrás de ella,
de la ansiada felicidad,
 él la tiene por compañera,
a ella y a la bondad.
Hoy he visto un ángel,
de los que son de verdad.

40 comentarios:

  1. Que crezca feliz sin que nadie le haga daño. Los ángeles son regalos que no todos sabemos distinguir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precioso tu comentario, ¡gracias Ester!
      Un beso

      Eliminar
  2. Son los que salvan la mediocridad del mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dí que sí, Tracy. No puede ser más acertado tu comentario.
      Besos

      Eliminar
  3. Qué ternura Chelo, :)
    Lo niños tienen un don, y es que dan amor y una felicidad infinita.

    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, y dan dan dan... a cambio de absolutamente nada.

      Muchas gracias por tu comentario, Irene, me alegra verte.
      Un beso

      Eliminar
  4. Es la sencillez y la transparencia lo que hace de este breve poema un bello texto, lleno de ternura y cariño.
    A demás estoy en sintonía con lo que cuenta; los ángeles son la subliminada imagen de las buenas personas.
    Encantador escrito, Chelo.
    ¡Abrazo, Compañera! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No soy yo persona de palabras grandilocuentes, Edgar, de ahí quizás la sencillez de la que hablas; aunque eso sí, cargada de inmenso cariño en este caso.

      Me ha alegrado muchísimo que hayas captado lo que he querido transmitir, ¡gracias!

      Besos y que tengas un buen fin de semana

      Eliminar
  5. Una preciosidad :) Es verdad que a veces los niños tiene este efecto, ¿no? Como lo rejuvenecen a uno sin proponérselo. Y eso que a mí ni siquiera me gustan demasiado, vaya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues para que no te gusten demasiado, Holden, a mí me ha gustado mucho tu comentario. Si es que eres más sensible de lo que pareces... ;-)

      Rejuvenecen porque has de 'bajar' a su nivel, en todos los sentidos.

      ¡Muchas gracias y un beso!

      Eliminar
  6. Qué bonito Chelo porque los niños causan esa ternura pero también porque la persona que ha escrito el poema lo es, se nota que disfrutas con ellos y lo que te provocan y sienten, ese es tu ángel amiga.
    Un enorme beso preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Millones de gracias, Conxita.

      Lo has dicho tal cual fue: el poema fue lo que me provocó estar frente a ese peque al que hacía mucho tiempo que no veía. Quería ofrecerle algo y no tenía nada, así que me dio
      su manita y simplemente echamos a andar.

      ¡Un beset molt fort, reina!

      Eliminar
  7. Ayyyyyyyyy los niños son la sal de la vida, me encanta tu poema.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gema. Cuánta razón tienes, ¿o no es bien cierto eso de que en todas las casas debería haber un niño?

      ¡Besos y buen finde!

      Eliminar
  8. Hola! No soy de poesía pero que bonito! Gracias por compartirlo!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste, Bea, ¡gracias a ti por comentar!

      Un beso

      Eliminar
  9. El no esperar nada y darlo todo, esa mirada inocente y feliz que contagia. Los niños son grandes maestros de la felicidad.

    Ha sido precioso leer tus letras Chelo.
    Gracias por compartir tu mirada.
    Besos-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 'Grandes maestros de la felicidad', ¡precioso, Mila!

      Te voy a decir algo más que he escrito en el poema y que, como le decía a Conxita, me provocó el angelito: le ví tan feliz que luego pensé que él sí tiene eso que todos andamos buscando como locos, la felicidad.

      Gracias por tus palabras, linda, ¡un beso enorme!

      Eliminar
  10. Hermoso y tierno, Chelo. Un poema para encuadrar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhh, me llenas de satisfacción los bolsillitos del corazón ;-)

      ¡Muchos besos, Raúl O.!

      Eliminar
  11. Con textos así, a veces, dan ganas de creer en los ángeles. Sin embargo los niños (por suerte) son lo más cercano a ello.

    Más saludos, chelo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aplaudo tu comentario, Julio D.
      Si somos capaces de creer cuentos chinos, ¿por qué no creer en los ángeles o que todos los niños lo son?

      ¡Muchos besos, buen fin de semana!

      Eliminar
  12. Qué bonito, Chelo. Este poema bien merece ser recitado por Navidad, rodeada de todos tus amigos y familiares, como cuando éramos chicos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por tu comentario. Me siento muy halagada, Josep Mª, ya que tú eres un escritor de primera.

      Un abrazo y que tengas un finde bonito.

      Eliminar
  13. Qué hermoso Chelo! La inocencia sumada a la felicidad no deberían perderse nunca! Pero con el paso de los años e historias personales...lo más cercano a esas virtudes, son los niñ@s! Aunque pienso que aún quedan por suerte personitas, mayores de edad, que son ángeles, visibles e invisibles...:) porqué no?
    Besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú siempre tan optimista, Gema. Mira, has destacado una cualidad intrínseca a los niños, que me encanta, y es la ingenuidad.
      Y efectivamente, hay adultos que son como ángeles para nosotros, pues nos cuidan y protegen. Algunos los tenemos cerca y otros más arriba.

      ¡Muchos besos, solete!

      Eliminar
  14. Si te miras en sus ojos
    y te reflejas en ellos
    verás a un ángel chiquito
    que tiene un poco de miedo.
    Es tu ángel no lo dudes,
    el que tú eras de pequeño.
    Ahora, cuando ves a un niño
    no te resistirás a serlo.
    Angelearás con ellos
    y compartirás sus juegos
    haciéndote compañero.

    Me encantó el poemilla. Se te nota en él, que esa visión del ángel hecho niño, te impactó.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Es creación tuya este poema, Francisco? Pregunta retórica, porque estoy segura de que sí. Es precioso no, lo siguiente.
      Y qué verbo tan bonito has usado, amigo. Si todos 'angeleáramos' más, mejor nos iría seguro.

      Me alegra que te haya gustado, y ¿sabes qué? que me has calado. Tenía muchas ganas de verle y hubiera hecho eterno el abrazo cuando nos despedimos.

      Muchos besos, y gracias infinitas por tu poema

      Eliminar
  15. Qué ternura nos despiertan los niños y cuánto nos emociona su inocencia.
    Precioso poema, compañera, se nota que ese angelito(s) lo ves a menudo, rezuma ternura por todos lados.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que niño y ternura van de la mano, ¿verdad? Como le decía a Gema, su inocencia es de lo mejorcito que hay en la vida.

      Me alegra mucho que te haya gustado, compi mía, pero es un angelito que veo muy pocas veces, por eso me inspiró (y le dediqué) el poemilla.

      ¡Un beso enormeee!

      Eliminar
  16. Hola saludos eso son ángeles por la ternura, por su inocencia y por su verdad que es la mejor y la natural. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su verdad...qué bonita verdad. Por algo se dice que son de los que siempre la dicen.

      Gracias por pasar por mi blog, NaNy, ¡un beso!

      Eliminar
  17. Los niños son un soplo grande de vida. Tú poema rezuma ternura y cariño por todos los lados, ahora que mi hijo a cumplido 18 tengo permanentemente los años en que fue niño y alguna que otra lagrimilla se me escapa no te creas, es lo mejor que la vida me ha regalado un hijo y un niño que fue y es un hombre maravilloso. un beso TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras hacia mi poema y seguro que tu hijo se sentirá agradecido por las que le dedicas a él. Seguro que es maravilloso.

      Aprovecho para darte ánimos y decirte que todo irá bien, ¡que te cuiden mucho, Tere!
      Un abrazo muy fuerte

      Eliminar
  18. Con todo mi cariño y después de haberme dejado encogido el corazón y alguna lagrimilla traviesa después de leer tu precioso y conmovedor poema.

    De modo que te felicito por saber escribir poesía y no me digas que si la mía es mejor, no Chelo, la tuya es preciosa también.

    Un millón de besos por lo menos.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Millones de gracias por lo menos, Estrella.

      A ver, amiga, si escribir poesía es plasmar en verso lo que te nace de dentro en el momento en que te nace (como en este caso), entonces digamos que algo, aunque sea pequeño, puedo hacer.
      Si se trata de planificar el hecho de escribir poesía, te digo (y créeme) que no.

      Y sí, la tuya es mejor ¡y me encanta!

      ¡Muchísimos besos de vuelta!

      Eliminar
  19. Qué bonito <3

    Realmente los niños son angelitos y el que les hace daño no merece vivir.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo con tu categórica afirmación, Eva.
      Muchas gracias por tu paso, ¡un beso!

      Eliminar
  20. Ver un ángel es un don que tienen solo las personas sensibles y soñadoras, aquellas de espíritus trasparentes y diáfanos, como los niños. Qué bien te ha quedado la escena del beso, esa actitud de amor de quien requiere ternura. Hermoso poema Chelo. Es la primera vez que vengo por aquí. Con tu permiso volveré a pasar para curiosear entre tus cosas tan bonitas. Un saludo.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes las puertas de esta casa mía abiertas de par en par, para curiosear todo lo que quieras. Yo, por mi parte, prometo visitarte en breve, R. Ariel.

      Me ha encantado tu forma de 'definir' a los niños: espíritus transparentes y diáfanos. Así son ciertamente, bien claritos y carentes de dobleces.
      Mil gracias por la parte que me toca ;-)

      Un beso y feliz semana

      Eliminar

♥Tu opinión es muy importante para mí♥