lunes, 30 de mayo de 2016

"Una pastelería en Tokio"

 

"Creo que te gustaría" sentenció el otro día una profesora que se sentó a trabajar en un ordenador que hay de más en mi despacho, de espaldas a mí, girando el sillón de repente.
Obviamente le pregunté de qué se trataba. 
Y su respuesta fue la película que hoy comparto con vosotros.

No hace falta ser muy hábil para pensar que es japonesa, tanto la película como su directora, Naomi Kawase.
Más aún, es la directora de cine japonesa más reconocida y premiada repetidamente en Cannes

Se dice de ella que fue abandonada por su padre y acogida por su abuela, que piensa mucho en la existencia, que se aferra a la esperanza, que va a diario al campo a cultivar arroz y vegetales y que confía en un mundo mejor. Todo ello hace que en todas sus películas se plantee el significado de la vida. Además, cree que la sociedad no siempre está dispuesta a dejar que convirtamos los sueños en realidad.

Sinceramente, a mí todo esto (sumado a la sugerencia de Patricia, la profe), me motivó a querer ver qué tipo de película podía dirigir una persona que piensa que son los demás los que acaban con nuestras esperanzas muchas veces. 

Y os diré que me encontré con una sentida cinta que me hizo derramar lágrimas, lo que no significa para nada (-aunque yo haya confesado, más de una vez, ser llorona-) que sea un "pastelón" como su nombre pudiera dar a entender.

Tokue
Es bastante reciente, de 2015, y tiene una duración de 109 minutos.
Comienza con imágenes de bellísimos cerezos en flor, que según Kawase,  "nos recuerdan a la muerte. No conozco ningún otro árbol cuya floración sea tan espectacular, pero sus pétalos se desprendan repentinamente".
 
"Dorayaquis"
Sobre el argumento, poco os voy a contar (a conciencia). 
Más bien os revelaré la receta de los protagonistas indiscutibles de la película: los "dorayakis", deliciosos pastelillos japoneses rellenos de una pasta hecha con salsa de  judías rojas dulces llamada "anko". 
Para su elaboración, hacen falta unos determinados ingredientes. 

Los principales son estos tres personajes:  
Sentaro
*Un hombre, Sentaro, que es quien dirige la pequeña pastelería que los sirve. 
No le gusta el dulce pero los vende, y aunque parece un hombre frío, conmueve una escena en la que llora amargamente probando un pastel y los demás creen que es por lo rico que está. 
Tiene una duro pasado y llega a afirmar que no ha podido escuchar las historias de nadie.

*Una anciana, Tokue. De ella diré que se preparó el papel acudiendo a una escuela de repostería y pasó una temporada en un sanatorio con enfermos. En su vida real estaba en una situación similar (enferma, pero de un cáncer) y, aún así, seguía actuando. 
Tokue
En la película parece que esté chiflada porque saluda a las hojas del cerezo que se mueven, habla a las judías o deja escapar un pájaro porque creía que se lo estaba pidiendo.
No entiende que a Sentaro no le guste la repostería y le pregunta ingenuamente por qué no abrió un "pub" en lugar de una pastelería.

Tiene muchas frases memorables que apunté, como siempre, en mi libreta:
-"Las judías se han de acostumbrar al dulce. Es como una primera cita en la que las personas han de coger confianza".
-"Todo el mundo tiene algo que contar".
-"Intentamos llevar una vida intachable, pero estamos sometidos a la estupidez humana y debemos usar el ingenio".
-"Sabía que jamás me iba a pasar de la raya, que siempre iba a hacer lo que se esperaba de mí".
-"Hemos venido a este mundo a verlo y escucharlo, no importa ser alguien en la vida, cada uno de nosotros le da sentido a la vida de los demás"
Wakana

*Y, por último, una jovencita, Wakana, que como curiosidad diré que es la nieta de Tokue en la vida real.  
Representa la sensatez y la sensibilidad a una corta edad. 


A estos ingredientes se les añade inicialmente, un puñadito de desgana mezclado con fe en las personas, procurando que predomine este último sabor sobre el primero.

Luego hay que 'reducir' (nunca mejor empleado estaría este término culinario) al máximo los prejuicios, sobre todo los que llevan a la exclusión social, ya que dan un toque amargo al conjunto.

Se mezcla todo hasta que se torne en una agradable masa de buena voluntad, a la que se le añade una generosa dosis de gratitud y también una pizquita de humor (como cuando Sentaro, para no revelar el secreto de la pasta a Tokue le dice "eso es...es...secreto corporativo" y ella pone cara de asombro; o cuando ella, le dice a todas horas: "oh, jefe, jefe..."; o cuando él le pregunta a ella si puede levantar ollas y le responde ella"no, pero no es problema, dejaré que las levante Usted").

Lo vertemos todo en un molde donde se cueza con tolerancia, digo, a fuego lento, hasta que adquiera el tono de un paisaje bello (como el de los cerezos en flor) o de una preciosa imagen (como cuando la espuma de hacer la pasta de judías rebosa y cae fuera de la olla, o cuando el arco iris asoma entre los árboles del bosque) o incluso de unas atractivas palabras  (como "sal secada bajo la luz de la luna llena").

Finalmente lo caramelizamos con una excelente banda sonora y el sonido de la lluvia o el rumor de las hojas de los árboles. 

Se puede espolvorear a discreción con amor por la naturaleza y placer por la comida, si es que así lo sentís.

Según Tokue la luna le dijo un día: "mírame bien que estoy brillando por ti", y yo me atrevo a decir que miréis bien esta película porque creo que los que van a brillar son vuestros ojos.



sábado, 21 de mayo de 2016

"El gran Gatsby"

Este post es el sexto de la Sección Al alimón.

El libro & película en esta ocasión es:

"El GRAN GATSBY"
"Intento ver siempre lo mejor de la gente. 
Intento reservarme mis juicios pero, incluso yo, tengo un límite".

Con esta frase en boca de uno de los protagonistas (Nick Carraway) empieza esta película, adaptación de la novela homónima de Francis Scott Fitzgerald, cuya reseña ha realizado Kirke. Aquí tenéis su post.

No hablaré de la versión de "El Gran Gatsby" que protagonizaron en su día Robert Redford y Mia Farrow, sino de la coproducida entre Australia y EEUU, dirigida por Baz Luhrmann y protagonizada por: Leonardo DiCaprio (que da vida a Jay Gatsby), Tobey Maguire (es Nick Carraway), Carey Mulligan (interpreta a Daisy) y Joel Edgerton (es Tom Buchanan), que obtuvo (entre otros premios) en 2013:
-2 Oscars a la mejor dirección artística y mejor vestuario, así como 
-2 nominaciones de la Asociación de Críticos de Chicago por mejor banda sonora.

Como dato curioso diré que fueron necesarios 150 millones de dólares de presupuesto para introducirnos en el mundo del lujo neoyorkino de los años veinte. 
Leonardo DiCaprio (Jay Gatsby)

Tobey Maguire (Nick)
Y paso a contaros un poco el argumento, sin contar demasiado.
Nick es un humilde vendedor de bonos que alquila una  pequeña casa en Long Island (en el ficticio pueblo de West Egg). 
Carey Mulligan (Daisy)
Allí comienza siendo vecino de la increíble mansión de Jay Gatsby, del que acabará siendo su amigo y "compañero" como no cesa de repetirle este último.  

Será él, Nick, quien al cabo de unos años narrará en primera persona la obsesión de este enigmático multimillonario, cargado de un arrebatador romanticismo, por una mujer que, a la postre, es su prima Daisy (a la que miraba "como a toda mujer le gustaría que le miraran"), y a la que Gatsby tiene la esperanza de recuperar pasados 5 años desde que la conoció, haciendo gala de una tenacidad y esperanza inusitadas pues en ningún momento se da por vencido, ni idea que llevó jamás.

Contará y escribirá la historia como terapia a seguir en su tratamiento por alcoholismo y a instancias de su psicoanalista que es quien le convence sobre los beneficios de escribir sobre recuerdos, pensamientos, lugares, etc., recogiendo 
así sus memorias en las que le invade siempre la sensación de estar "dentro y fuera".

Llega en ellas a la conclusión de que Gatsby era un joven con una visión triunfal de sí mismo, que sabía que el hecho de enamorarse cambiaría su destino para siempre, y que tenía un extraordinario don para la esperanza que no logró ver en nadie más.
Nick, aunque tien
e sus dudas sobre si hará bien propiciando un encuentro entre su prima, que es una mujer casada, y Gatsby, al que ella no veía en 5 años, al final accede a ello. 
Y así titula dichas memorias:
  video
Aunque la película dura demasiado (2 horas y 22 minutos), es un espectáculo (quizás en ocasiones, excesivo), visual y sonoro. 
Provocan tanta fascinación las fiestas, con esos destacables vestuarios y peinados, que aún tengo las escenas en la cabeza. 
Parecía, como se afirma en la película, un caleidoscopio por el que desfilaba "la inagotable variedad de la vida" por la puerta de Gatsby.
Joel Edgerton (Tom Buchanan

Tangencialmente se aborda la frivolidad de los ricos, la importancia que se da a las apariencias, la guerra, la xenofobia, el poder que tiene la bolsa, así como la infidelidad, centrada ésta en la persona de Tom Buchanan, quien llega a sentir en un momento dado los latigazos del pánico al perder el control sobre su mujer (Daisy) y su propia amante.

video
Me encandiló especialmente esta escena (que grabé de la pantalla, disculpad su calidad) que representa la locura de ambos, Gatsby y Daisy, en una tarde de éxtasis total, tras la cual afirma Gastby que lo suyo fue una disposición del corazón que les arrolló como un vendaval, pues vio en ella "una rara sonrisa de las que sólo encontramos 4 ó 5 en la vida".
Mientras tanto, suena de fondo la canción "Young and beautiful", canción que interpreta Lana del Rey y cuya letra tiene su 'aquél' (os la dejo más abajo).

Por cierto, como romanticona que soy, me quedo (con permiso de Carey Mulligan, Daisy), con el beso que Di Caprio le da en la frente en dicha escena. 

Pero como se llega a escuchar en la película, "todas las cosas de luz se desvanecen pronto" y en un "frígido atardecer hacia la muerte" (en palabras de Nick en sus memorias) aquella ternura contrasta con la impactante escena en que Gatsby escucha el teléfono mientras se está bañando en la piscina...¿será la llamada que lleva esperando durante todo el día, de parte de Daisy para...? Ahí lo dejo a fin de no desvelar más.

En mi opinión, llega un punto en que, como espectadora, dudo si todo es producto de la imaginación de Gatsby (incluso si su personaje existe realmente, ya que tarda lo suyo en aparecer en escena). 
Hasta Daisy se lo cuestiona. La respuesta de él es tajante: "siempre has estado ahí, en cada idea", a lo que ella le afirma: "todo es perfecto en tu perfecta imaginación".

"barcos contra corriente"
Y no quisiera pasar por alto las letras que, al compás de la música, bailan en otras escenas como ésta que ilustra tan bien el espíritu de Gatsby.




Otras frases que anoté son: 
  • -Gatsby: "¿Crees que es demasiado?-Nick: "Creo que es lo que quieres"
  • -Daisy: "No podemos repetir el pasado"-Gatsby: "Claro que podemos".
  • -Gatsby a Nick: "Siempre supe que podía ascender, pero si estaba solo. Mi vida tiene que ser siempre en ascenso. Sólo tengo que darle más tiempo"
  • -Daisy, a su marido Tom: "Te pondré una copa y no te sentirás tan estúpido".
  • -Nick: "Acabo de recordar que hoy es mi cumpleaños". 
  • -Gatsby: "Le pedí que me esperara hasta llegar a ser alguien, todo fue por ella: casa, fiestas,..."
  • -Nick"Ya estoy cansado...de todos". 
  • -Nick a Gatsby "Son mala gente. Tú vales mucho más que todos ellos juntos". 
Y esta última frase fue el único halago que Nick hizo a su "compañero" y siempre se alegró de decírselo, visto el curso que después tomaron las cosas.

Como antes os decía, para finalizar os dejo con la canción que forma parte de la banda sonora de la película de Lana del Rey (que tampoco me pude quitar en días de la cabeza):



miércoles, 18 de mayo de 2016

Lío de nombre

Mi bisabuela (a la que conocí hasta los 15 años) se llamaba Consuelo. Mi abuela, que va para los 94 años, se llama Consuelito. A mi madre se la conoce por Consuelín
Y yo me llamo...o mejor dicho, me llaman: Chelo (que si se escribe en valenciano es con "X", Xelo), Chelito, Cheli, Xelín, Che, Consuelo, Consue, Consu, Cons, Selo, Charo (¿será por la "Ch" inicial?), Conchi (¿será por la "ch" intercalada?), y el otro día una señora inventó un nuevo nombre, ¡me llamó Chela

Para rematar, las personas que no recuerdan mi nombre me suelen llamar Amparo (¿será, esta vez, por el sentido de ambos nombres?).

Es por ello que me han hecho llegar el siguiente texto, que reproduzco tal cual y, que por lo visto, fue publicado en el blog de un chico llamado Josep. el 19 de enero de 2011, y extraído de una nota llamada “La importancia de llamarse…" de una chica con mi mismo nombre.


Tienes un e-m@il de Chelo


Querid@ Laurie

Acudo a ti atribulada y confusa en busca de tus sabios  consejos, y es que siempre ando a vueltas con mi nombre.
Ya desde que era niña, me viene ocurriendo lo mismo, Laurie, y es que hay personas que tienen dificultad en recordar que mi nombre es Chelo (de Consuelo) y no Charo (de Rosario). Es por esto que cuando era una cría pequeña, ya no me quería llamar Chelo, porque la gente se confundía y porque además, ninguna niña se llamaba así, no había nadie que se llamara Chelo, ni siquiera Consuelo, bueno… Consuelo sí, Consuelo se llamaba la tata, pero para mí, entonces, la tata se llamaba Tata. Por éso, Laurie, yo me quería llamar Maripili, como las demás niñas.
Te sigo contando, Laurie, para ponerte bien al corriente. El otro día vino una mamá con su niño pequeño de 6 años, que, ves Laurie, siempre me llama Charo… no, Laurie, la mamá no, el niño, que veo que te estás liando. Pues después de corregirle la mamá varias veces, al marcharse diciéndome adiós con su manita, me dice adiós CHALO, y claro, Laurie ¿qué puedo hacer ante esto?.
Si a eso le unes que, ahora la R.A.E. se ha empeñado en eliminarme la inicial “ch” pues entonces, ¿que seré, CELO?, Laurie. No sé que piensas tú, pero a mí me resulta un poco soso y un tanto pegajoso. El otro día me decían que podía sustituir la “h” por una “i”, sería CIELO, pero yo Laurie, no lo veo, me resulta pretencioso para mí de naturaleza sencilla.
Pues ya ves, Laurie, éste es mi problema y mi duda es… ¿crees que debería cambiarme el nombre?. Si lo crees así, pienso que ya Maripili, a mi edad, no me va. Yo había pensado en Lorelayescalatta, sencillo a la par que elegante, por empezar a ser un poco glamurosa, pero no sé qué piensas tú.

Quedo a la espera de que me envíes un poco de luz que me ilumine.
Un beso,
Chelo




miércoles, 11 de mayo de 2016

A destiempo


No vendrás a la cita de ayer.
No cumpliste la promesa de mañana.
Dímelo, que no quiero saber.
Calla, que te oiré con ganas.
Si nos vamos a no ver,
y aún, sin querer, nos vamos,
somos hojas por leer,
momentos que esquivamos, 
suspiros a medio entender,
sueños que no recordamos.
Para ser árbol sin ramas,
mejor déjame a mí correr,
por esa arena sin playa, 
mientras no dejes de ser
intensa tormenta en calma.

 


miércoles, 4 de mayo de 2016

"Toro"

 
T repidante
O riginal
R ápida
O currente

Dirigida por Kike Maíllo y rodada entre Andalucía y Galicia, es un thriller de acción estrenado el pasado mes de abril, que transcurre durante 2 días tan sólo y que se resumen en 1 hora y 50 minutos. 
El propio director afirma que "es una película que arranca y no te deja respirar", y doy fe de ello, pues teniendo toda la sala de cine para mí (no había más espectadores ese día en esa sesión) me faltaba el aire y luego hasta me costó conciliar el sueño de tanta tensión.
Mario Casas es Toro y me sorprendió muchísimo pues su interpretación se sale de lo que nos tiene acostumbrados y ciertamente está insuperable. Le acompaña Luís Tosar (uno de mis actores favoritos) que está más o menos en su línea de siempre interpretando a López y, por último, José Sacristán, que da vida a un peligroso perista, Romano, y quien sí borda este papel adoptando durante toda la película su típico gesto adusto.
Toro y López son dos hermanos que se reencontrarán 5 años después de salir el primero de la cárcel por un asunto que ocurrió en el pasado y en el que se vio envuelto. 
Ahora, habiendo hecho propósito de enmienda y con voluntad de llevar una vida feliz junto a su novia Estrella, a pocos días de su libertad condicional, es tentado por su hermano que le pide ayuda a causa de unas deudas que mantiene con Romano, persona ésta de armas tomar.
Diana (hija de López), Estrella (novia de Toro) y la tita (cuñada de López y Toro)
El amor (en este caso recóndito) entre hermanos, la deslealtad, la desconfianza, la venganza, los celos, la avaricia, una niña que (sin conocer a su madre) cuida de su padre, incluso la piedad que puede sentir uno por su enemigo en su último segundo de vida, son algunos de los temas que se tocan en esta dura película en la que se suceden las atrocidades minuto a minuto y donde los 'buenos' acaban siendo víctimas de espeluznantes hechos, teniendo también la película en algunos momentos, por contraposición, un toque bastante surrealista que no voy a desvelar.  

Considerando que está muy bien montada la trama y que el final, no por esperado, me dejó de sorprender, la recomendaría para pasar una vertiginosa tarde o en caso de que os guste el trío de actores, pero sin perder de vista lo que dijo en su día John Lennon: "No cuentes conmigo si es para violencia. No esperes de mí en las barricadas a menos que sea con flores".