viernes, 24 de febrero de 2017

"El gato desaparece"

El 12 de septiembre de 2016  mi amiga Rosa Berros (a la que estoy muy agradecida por pensar en mí) me nominó en este post a seguir una inicativa llamada LECTURAS ENCADENADAS, a la que ella fue nominada, a su vez, por otra amiga, Leslie Stephanie, del blog Señora Búho.

La iniciativa consiste en dar continuidad a una larga cadena de lecturas, escogiendo un libro para leer y reseñar, cuyo título comience con las dos últimas letras del título escogido por quien te nominó. 
En mi caso, Rosa leyó "La maniobra de la tortuga", por lo que yo debería leer y reseñar algún libro que empiece por "Ga" y nominar a 6 blogueros, según las reglas que figuran a continuación.

Reglas para los nominados:
1. Subir un post sobre este tag.
2. Agradecer la nominación y seguir a quien te nominó.
3. Añadir el logo en tu post o ponerlo en cualquier lado de tu blog.
4. Nominar 6 bloggeros.
5. Avisarle en su entrada más reciente que han sido nominados. 
6. Cuando hayas terminado de leer el libro que escogiste, sube la reseña. 
(No tienes que leer el libro enseguida, tómate el tiempo que necesites)

En caso de tener problemas para escoger un título, se tiene en cuenta lo siguiente:
* Se permite ignorar el artículo al inicio del título, ejemplo: El Principito.
* Se permite ignorar la H, ejemplo: Harry Potter y la piedra filosofal.

^^^^^^^^^^^^^^
¿Sabéis lo que voy a hacer, no? ¡Está clarísimo! Ver una película que empiece por "Ga", ya que mi blog es más de cine.
Dado el tiempo transcurrido, no voy a nominar a nadie (ahora es cuando Rosa dice que le encanta cómo 'adaptamos' las normas).

La película que he elegido se llama "El Gato desaparece".

Con ella mato tres pájaros de un tiro, ¡tres!: cumplo el reto que me propuso Rosa, le dedico la reseña (además, algo tuvo ella que ver en la elección del título, ya que le gustan los felinos) y, para rematar, se trata de un film argentino (igual que algunos seguidores de este blog a los que hago un guiño).

EL GATO DESAPARECE


Año 2011
Duración 86 min.
País Argentina 
Director Carlos Sorín
Premios:
2011: Premios Sur: Mejor sonido
2011: Festival de cine iberoamericano de Huelva: Premio Especial del Jurado
2012: Cóndor de Plata: 5 premios (Mejor director, actor, actriz, música y sonido)

Beatriz 
Spelzini es una mujer feliz pero inquieta ante el regreso al hogar de su marido, Luis Luque, después de pasar un tiempo en un psiquiátrico por una perturbación psicótica sufrida a consecuencia de un 'presunto' robo de información en un trabajo que, como catedrático, estuvo realizando durante una serie de años.

El presunto autor del mismo es su ayudante y él cree que lo fue con la connivencia de su esposa.
Esto que acabo de decir lo cuenta, en el primer minuto de película, el equipo médico que decide darle el alta.

A partir de ahí asistimos a las situaciones típicas de una pareja en su hogar, después de transcurrido un tiempo separados. 
La fotografía es muy buena y las actuaciones de la pareja protagonista son excelentes. 
La banda sonora consigue acentuar correctamente cada escena y ya resulta envolvente desde un principio, creando cierto desasosiego.

En mi opinión, se trata un thriller psicológico, con una trama muy tensa y unas largas conversaciones entre los protagonistas. Diré que el físico de Luís  confunde, porque hace que parezca una persona temible, en contraposición al aspecto frágil de su mujer.

Los sentimientos que quedan patentes son el cariño profundo de una pareja ("yo te quiero mucho, es lo único que tengo claro", afirma uno de los protagonistas), unos hijos que viven sus vidas (preocupándose unos más, otros menos), la desconfianza, las dudas, el recelo y el miedo.

Confieso que el gato Donatello, que es el otro protagonista, a mí me asustaba cada vez que aparecía en escena y por qué desaparece es lo que intenta averiguar Beatriz durante toda la película, combinándose la tensión con otras escenas bastante banales (como cuando planean irse de vacaciones o cuando ella va a la peluquería).

Aunque el final es inicialmente complicado, si se atan bien todos los cabos tiene completo sentido y mucha lógica.

Para terminar os confesaré que a mí no me gustan nada los gatos pero al día siguiente de ver la película, me encuentré en el portal de mi casa con uno negro. Me empezó a hacer carantoñas y poses, y fui tan boluda que lo fotografié para ponerlo en este post dada la coincidencia. 
Pero no vais a creer lo que os digo: ¡me he vuelto loca buscando la foto y no la encuentro!, ¿será posible que también a mí me haya desaparecido el gato?

domingo, 19 de febrero de 2017

Al pie de la letra

Su marido le había insistido tanto en la necesidad de ello que aquella tarde no opuso resistencia y decidió acompañarle. Pero una vez allí no quiso bajar del coche.
-"¿Estás segura de querer quedarte aquí?", preguntó él.
Ella hizo un gesto afirmativo con la cabeza sin ni siquiera mirarle.
-"Está bien, como quieras...Vuelvo en un momento", contestó él con voz muy queda. Se estaba comportando como una chiquilla y le pareció extraño pero, con lo sensible que estaba, mejor no contradecirla.
Mientras ella esperaba allí sola dentro del vehículo,
empezó a recordar la cantidad de consejos que le había dado su padre en vida y lo bien que le había ido ponerlos en práctica, pero había algunos que siempre se le habían resistido, a la vez que le martilleaban la cabeza de un tiempo a esta parte: limpiar todos los pensamientos negativos que le rondaban por su loca cabecita, aclarar las confusas ideas respecto a su matrimonio y sacar más brillo a sus cualidades y habilidades para así poder seguir adelante en la vida sin tener que depender de nadie. 
Cuando él regresó, viendo que de ella no había ni rastro, con gran perturbación y nerviosismo se apresuró a sacar el coche del túnel de lavado.


martes, 14 de febrero de 2017

Por San Valentín




Lee en los ojos,
escribe en tu mente,
mira las palabras,
habla con la mirada,
huele los secretos,
escucha los silencios,
mece los sueños,
despierta los momentos,
y si alguien acaricia tu ilusión
sé lento en perder emoción,
ágil en ganar su amor,
transparente en la intención,
sútil en la pasión.
Llegarás a su corazón.





martes, 7 de febrero de 2017

Adiós, Ana

Mi querida y dulce amiga Anita, ayer por la tarde nos dejaste después de unos cuantos años de lucha contra esa enfermedad que no hubo manera de combatir. Hoy no puedo centrarme en nada, solo tengo ganas de llorar y de escribirte para ver si así puedo sacar de dentro la pena que me invade.

Nos conocimos hace más de 12 años, cuando llegaste tú al centro en el que, desde entonces, hemos trabajado juntas. Desde ese preciso momento hubo una química especial entre las dos, un feeling que ya no nos separó en todo este tiempo.
Pronto quisiste que con tu niña y mi sobrina, de edades parecidas, quedáramos algún domingo para que jugaran, y empezamos a hablar y reflexionar mucho y de muchas cosas. A veces tan solo de la vida en general, que no es poco, pero bien sabes cuánto me gustaba...

Recuerdo aquellas primeras navidades que viniste a mí con un regalo en las manos, una agenda, y me dijiste algo que, al recordarlo hoy, hace que me sienta muy orgullosa: "para ti, y que sepas que solo hago regalos a personas que son especiales para mí".
En estas navidades pasadas, las de 2016, te 'devolví' yo una agenda, esta vez virtual, en la que te señalé fechas importantes, como esa maravillosa exposición de pintura que tenías programada para el pasado día 23 de enero en la que te robaron de las manos (-yo fuí una entre tantos, aquí expongo también el cuadro que elegí-),
todos los cuadros que pintaste durante tu enfermedad, donando tú todo el dinero recaudado a una Fundación "para así ayudar a los demás", dijiste. Como verás, al final de este post está el vídeo que te monté y que tanto te gustó, y que no pudiste tú colgar en la red por motivo de los derechos de autor que tiene la melodía del mismo. Lo pongo porque sé que te hubiera gustado, ya que tú compartiste con mucha alegría y entusiasmo las fotografías de ese tarde que, literalmente, fue una fiesta en la que nuestra Amparito y yo (que ya disfrutamos mucho preparándolo todo, -ella tuvo la original idea, la verdad sea dicha-),  todavía disfrutamos más viéndote a ti tan feliz.
Como te iba diciendo, en aquella agenda también te señalé la publicación de ese libro que estabas escribiendo contando tu experiencia (y que espero continúe esa persona tan importante para ti como es tu marido), así como muchas citas médicas en las que solo te daban buenas noticias. Pero esto ya no ha podido ser.

Cuando comenzó tu 'batalla' no te quise soltar de la mano, hasta ayer mismo en que nos dijiste adiós, pero quiero que sepas que para mí has sido una persona ejemplar por tu ingente capacidad de lucha, con creencias religiosas tan fuertes que han sido capaces de aliviarte el alma durante este tiempo tan terrible, con una sonrisa imborrable hasta el final en esa cara tan bonita que tenías y con un corazón tan grande que, una vez más pensando en todos, te ha llevado a querer entregar tu cuerpo a la ciencia para que se investigue.

Si temías algo era, antes que a la muerte, a caer en el olvido, pero eso no va a suceder, porque hoy somos muchos los que te lloramos, muchos que tú conoces y muchos a quienes yo hablé de ti.

Me siento una privilegiada por haber podido gozar de tu amistad y me queda la satisfacción de haberte dicho en vida que te quería.
Puedo afirmar, casi con propiedad, que contigo el cielo ha ganado un ángel y que, como excelente profesional que eres de la Música, estando tú allí suena otra música celestial. 
Hasta siempre, Ani. Este es mi pequeño homenaje para ti.